5 artistas de graffiti malasios que debes conocer.

03 mayo | SprayPlanet | Categoría: Montana Colors
Tags: 

 
 
Entrados en la segunda década del siglo XXI parece ya algo evidente que el graffiti ha dejado de ser una cultura exclusiva de los países occidentales. Sin embargo, como la mayor parte de la información que recibimos es puramente gráfica, es difícil saber con exactitud de donde vienen todas las increíbles creaciones que vemos diariamente en nuestros Instagram y, por consiguiente, ser conscientes del nivel de desarrollo que están llevando en cuanto a graffiti países remotos.
Es el caso de Malasia.
 
 
No todo el mundo sabe situar donde se encuentra Malasia en el mapa, pero casi todo el mundo sabe que es un recóndito país situado en el sudeste asiático. El territorio de este país se divide en dos: Malasia Peninsular, que se encuentre en la península malaya entre Tailandia y Singapur, y Malasia Oriental, en la isla de Borneo, limítrofe con Indonesia y Brunéi.
 
 
Bien seguro que Malasia es un país lleno de particularidades, pero lo que más nos sorprende es la pequeña pero potente escena de graffiti que se ha forjado en los últimos años. Puede que parte de la culpa la tenga la tienda oficial de Montana Colors en la capital, Kuala Lumpur: District Shop aka Montana Shop Kuala Lumpur. Sea como fuere, la joven escena malasia ha sufrido una evolución sin precedentes que se traduce en artistas de graffiti como los que te vamos a nombrar a continuación.
 
Si existe un rey del wildstyle en Malasia, es probable que sea un título que pertenezca a Asmoe. Con sólo 7 años de bagaje como escritor, sus piezas ofrecen un resultado que compite directamente con afamados escritores occidentales. En sus muros hace gala de un wildstyle que, aunque agresivo, presenta una coherencia total con acertado dinamismo y equilibrio. Sus esquemas de colores, para los que la gama 94 se hace imprescindible, no son precisamente su "talón de Aquiles". Puede que sea su trabajo como diseñador lo que le haga jugar con ventaja en este aspecto.
 
 
En todas las escenas existe un alumno aventajado en el campo de los personajes molones. Ese es Katun. Animales, personas, robots… nada escapa a su potencial creativo que le permite dar vida a las paredes con ilustraciones tipo cómic con sus sugerentes ocurrencias.
 
 
Siguiendo en el terreno de la ilustración tenemos a Dmojo, uno de los primeros nombres que empezó a resonar en el sudeste asiático hace algunos años. Sus composiciones literalmente viscerales de peces, espinas y huesos hacen que su estilo sea bastante reconocible. No obstante, su dominio del aerosol le permite resolver con eficiencia cualquier otro tipo de cometido gráfico, como las letras de expresivas tipografías. Más de una vez le hemos visto desenvolverse como pez en el agua, nunca mejor dicho, con los Hardcore y los Mega Colors.
 
 
Quizás se trate del ilustrador más personal del mundo del graffiti. Sus originales composiciones vienes marcadas por un estilo propio caracterizado por la presencia de elementos de la cultura asiática o incluso matices estilísticos que nos recuerdan al dibujo manga. En sus composiciones construidas a partir de plumas y hojas es donde se hace más reconocible aún su autoría.
 
 
Otro virtuoso del wildstyle malasio. Si ves algún muro de Asmoe, es probable que Siek27 ande cerca. Hábil también en el manejo de las letras agresivas, si prestamos atención y miramos sus piezas con detenimiento encontraremos sutiles detalles sintomáticos de un perfeccionismo sorprendente: un brillo de punto aquí, un destello allí, unas rayas en el fondo de tal manera…
 
 
Podríamos continuar desgranando la escena malasia con nombres de merecida mención como Escapeva, Nestwo, Mozak… etc. pero para redondear una cifra que llamara la atención hemos nombrado a estos cinco artistas que bien sirven para representar una de las escenas de graffiti más interesantes de la actualidad. Esperamos que este aperitivo os haya servido para generar un interés, no solo en el desarrollo del graffiti en el sudeste asiático, sino también en otras regiones del mundo que no solemos mirar con asiduidad.